El consumo de vino crece en España por primera vez en décadas. El Observatorio Español de los Mercados del Vino señala en su informe de 2016 que la demanda de caldos tuvo una tasa de crecimiento anual del 2,5% al 4%, hasta alcanzar un total de 9,8 millones de hectolitros.

En el plano internacional, en datos absolutos Estados Unidos lidera el ‘ránking’ mundial con 31,8 millones de hectolitros de consumo al año; seguido de Francia -27 millones-, Italia, Alemania, China y Reino Unido. España ocupa el séptimo puesto con los citados 9,8 millones de hectolitros, superando a Argentina y Rusia, que en 2015 estaban por delante. Cabe reseñar que Alemania es el primer importador de vino del mundo, seguido de Reino Unido, Estados Unidos y Francia. En consumo per cápita, España alcanza los 21 litros por persona.

La recuperación del consumo más importante, según el Observatorio Español de los Mercados del Vino, se corresponde con las ventas en los canales de alimentación, restauración, ventas directas online y en las propias bodegas, sin tener en cuenta los datos difíciles de contrastar del autoconsumo. En ese terreno, los datos del Ministerio de Agricultura refrendan esta tendencia al alza ya que el valor de las compras de vino para consumo en el hogar creció el 6,1% en un año.